Gastronomia de Galicia 

Conocer y armonizar

 

<< volver

Las algas y su gran capacidad para sorprendernos

Esta es la historia de la evolución y de la innovación. Ver cómo productos anteriormente infravalorados, utilizados para la alimentación de animales y para abonos de la tierra, se ven convertidos en alimentos gourmet, son admirados por los mejores gastrónomos del mundo y se sitúan en las cartas más exigentes de la alta cocina. Estamos hablando de las algas de Galicia.


 
Algas

Los que tenemos la suerte de vivir en Galicia y cerca del mar, nos hemos pasado media vida viendo cientos y cientos de algas en nuestras playas, en las rocas, en los acantilados, en las rías… No deja de ser curioso que aun creciendo a su lado, nos siga resultando sorprendente encontrárnoslas en nuestros platos. ¡Qué fortuna poder contar con productos de calidad que tienen ese gran poder de fascinarnos!.  Galicia es cuna de más de 600 variedades de algas y las hay de todas formas y colores: en forma de láminas, de cintas, de cilindros, de filamentos o de arbustos y de colores verdes, rojos, pardos y verdes azulados. Esta variedad tan rica, estos colores y olores envolventes y sus infinitas formas y texturas hacen de ellas una auténtica joya para los que nos gusta la cocina. Ofrecen tantas posibilidades y los resultados son tan sabrosos, sanos y deslumbrantes… Las principales variedades que se recolectan en Galicia para alimentación son: wakame, espagueti de mar, kombu y kombu de azúcar, musgo de Irlanda, nori en copos, lechuga de mar, etc. Y lo mejor es que ¡todavía nos queda tanto por descubrir!
 
Las algas se suelen comercializar en conserva, en sal, en polvo o en fresco, y son tan versátiles que podemos incorporarlas tanto en comidas como en postres. Se adaptan a todo tipo de platos: ensaladas, revueltos, cremas, sopas, guarniciones, salsas, zumos, pastas, arroces, frutas, tés,…etc. Podemos combinarlas sin miedo a equivocarnos tanto con pescados y mariscos como con carnes. 
 
Algas
Además de sus numerosas aplicaciones culinarias, no podemos pasar por alto sus propiedades. Cuando nos referimos a ellas como un alimento sano, no exageramos ni un ápice. Las algas son muy nutritivas, ricas en minerales y vitaminas A, B y C. Apenas contienen grasas ni hidratos de carbono e incluso algunas son muy ricas en proteínas y fibra. 
 
Hoy en día, podemos encontrarlas en tiendas de productos sanos y ecológicos, y empezamos a verlas fácilmente en grandes supermercados. Por supuesto, cada vez cobran mayor protagonismo en los restaurantes gallegos y en nuestras propias casas. Si bien solíamos asociar el uso de algas con la cocina más oriental, lo cierto es que en Galicia tienen un valor especial. Por ello, gran parte de su producción va a parar a muchos puntos de España, como Madrid, Cantabria, Cataluña y País Vasco, y a otros países europeos, como Francia, Reino Unido o Alemania. 
 
Y vosotros, ¿ya habéis probado las algas gallegas? ¿A qué esperáis? ¡Ánimo! No dejéis que pase más tiempo, ¡estamos seguros de que os quedaréis asombrados!