Gastronomia de Galicia 

Conocer y armonizar

 

<< volver

La Lamprea:
Única e inigualable

 
 
Posiblemente muchos dirán que no hay un producto en Galicia más singular. Otros muchos afirmarán que no hay producto más exquisito, que es un plato digno de dioses. Otros dudarán si hincarle el diente o no...

Pero lo cierto es que para opinar, ¡hay que probarla!
 
La lamprea es un pescado azul muy primitivo que ya habitaba los ríos y mares de la Tierra hace más de 400 millones de años. Tiene forma de anguila y su rasgo más identificativo es su boca y su forma de alimentarse: no tiene mandíbula, sino un disco oral lleno de dientes córneos y una lengua áspera, que usa para adherirse como una ventosa a otros animales marinos para  alimentarse de su sangre y de su carne. Por esta razón, en algunos lugares de Galicia la llaman "chupona".

Pero las curiosidades de esta especie única no acaban aquí. Su cuerpo no tiene escamas y son animales vertebrados. Normalmente, nacen en el río, donde permanecen durante sus primeros seis años alimentándose de microorganismos. Después, emigran al mar y viven a mucha profundidad adheridas a otros animales, como tiburones, salmones, bacalaos y diversos mamíferos marinos. Tras dos años en el mar, vuelven a los ríos para reproducirse, donde se aparean y donde acaban muriendo tras el enorme esfuerzo realizado. Es en este momento de su vida, cuando remontan río arriba, cuando se procede a su pesca.

 

 
LA LAMPREA: ÚNICA E INIGUALABLE
 
Si hablamos de la pesca de la lamprea, no nos podemos olvidar de las tradicionales y únicas "pesqueiras" del río Miño. Estos muros de piedra de origen romano, están colocados en las orillas del río y han sido durante muchos años los fieles aliados de los pescadores, ya que canalizan las aguas del río obligando a los peces a transcurrir entre ellos. Ayudados por unas redes similares a las nasas, llamadas "butrones", los pescadores capturan las lampreas cada temporada.

En Galicia es un manjar muy típico en las localidades del Baixo Miño y también en torno a los ríos Ulla y Tambre. La temporada de lamprea se abre de enero a abril, aunque el resto del año también se puede degustar seca o ahumada. Hay muchas formas de cocinar la lamprea, pero quizás, la receta más tradicional es la "lamprea a la bordelesa", guisada en la propia sangre del animal y servida normalmente con arroz en blanco y picatostes. Aunque otras recetas son igual de sabrosas, como a la brasa o en empanada. Ya lo atestiguaban nuestros antepasados de la Edad Media y de la Época Romana: la lamprea es un alimento delicioso y exquisito.