Gastronomia de Galicia 

Miel de Galicia

 

<< volver

Historia y curiosidades

Historia:

La apicultura en Galicia tuvo su máxima expansión antes de la entrada del azúcar, siendo considerada la miel un alimento de gran interés por su poder edulcorante, con unas propiedades medicinales contrastadas.

En el Catastro de Ensenada de los años 1752-1753 se indican para Galicia un total de 366.339 colmenas tradicionales, trobos o cortizos, que se conservan todavía en muchos lugares. Este dato indica claramente la importancia de la apicultura en Galicia desde la antigüedad y ha quedado reflejado en la toponimia gallega.

El cortín, albar, abellariza, albiza o albariza es una construcción rural a cielo abierto de forma ovalada, circular y rara vez cuadrangular, conformada por muros altos con el fin de proteger las colmenas y dificultar la entrada de animales (principalmente osos). Estas construcciones, como reflejo de la época, permanecen visibles y en algunos casos todavía utilizables, en muchas áreas de montaña, sobre todo en las sierras orientales de Ancares y Caurel, en la sierra del Suido, etc.

El comercio del producto se limitaba a las festividades locales de carácter otoñal, al ser la miel de producción estacional y sólo de una cosecha al año.

En el año 1880 el párroco de Argozón (Chantada, Lugo), Don Benigno Ledo, instala la primera colmena movilista y después de algunos años, construye la primera colmena para la multiplicación por división, cría de reinas, etc, a la que denominó colmena-vivero.

Acreditativo de su importancia para la apicultura, no solo gallega sino también española, basta decir que en el libro de Roma Fábrega, sobre la materia se cita que el primer español con colmenas movilistas fue el gallego "cura de las abejas", Don Benigno Ledo.

El primer trabajo sobre apicultura publicado en Galicia corresponde, posiblemente, a D. Ramón Pimentel Méndez (1893), con su Manual de Apicultura escrito expresamente para los apicultores gallegos.

El gran auge de la apicultura moderna no comienza hasta 1975, fecha en la que, gracias a la labor de las asociaciones de productores, tienen lugar las primeras modificaciones sustanciales en los conocimientos de los apicultores y en el sistema tradicional de explotación apícola. El elemento principal de este cambio es el trasiego de colonias de abejas, de colmenas fijistas a colmenas movilistas.

 

Sumario

Relacionados

 

Información seleccionada por la Academia Galega de Gastronomía