Gastronomia de Galicia 

VIAJAR Y COMER: GALICIA EN DICIEMBRE

Ourense

"Tres cosas hay en Ourense, que no las hay en España, el Santo Cristo, el Puente Romano, y las Burgas hirviendo agua" Y sí, así con este dicho popular comienza esta nueva ruta gastronómica  por Ourense, ciudad marcada por su origen termal. De hecho, la existencia de las Burgas, -manantiales de aguas termales y mineromedicinales-, propició el asentamiento romano en la ciudad.

 

En el ámbito gastronómico, Ourense es un disfrute en todos los sentidos. Bañada por el río Miño, a Ourense llegan las mejores truchas, anguilas, salmones, lampreas, y por supuesto el pulpo, de gran arraigo en esta provincia.

Famosa y Fiesta gastronómica de Interés Turístico de Galicia es la Festa do Magosto de Ourense. Celebrada cada festividad de San Martiño (11 de noviembre), -en el parque da Alameda-, tiene como protagonista la castaña. Este parque, -donde antiguamente se reunían los vecinos para debatir sobre temas de la ciudad-, está rodeado de los edificios más emblemáticos del siglo XIX, entre los que destaca el Mercado de Abastos. Aquí se podrá comprar cualquier producto característico de esta tierra, como los pimientos de Arnoia o las excelentes patatas cultivadas en la comarca de A Limia.

Pero Ourense es una ciudad con historia, una historia cuyo centro neurálgico está en la Plaza Mayor, donde se celebraban corridas de toros y desde donde visualizaremos la Catedral. Destacable, y motivo de orgullo de los ourensanos, es el Pórtico del Paraíso, similar al Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago, pero que conserva parte de su policromía en sus figuras.

En el interior de la Catedral, en el brazo norte del crucero, se sitúa otra de las "joyas" de Ourense: la Capilla del Santo Cristo. Ahí se encuentra la figura del mismo nombre, imagen de gran realismo, -muy parecido a la del Cristo de Fisterra-, cuya leyenda dice que le crece el pelo y llora.

 

Pero Ourense es una ciudad con historia, una historia cuyo centro neurálgico está en la Plaza Mayor, donde se celebraban corridas de toros y desde donde visualizaremos la Catedral. Destacable, y motivo de orgullo de los ourensanos, es el Pórtico del Paraíso, similar al Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago, pero que conserva parte de su policromía en sus figuras.

En el interior de la Catedral, en el brazo norte del crucero, se sitúa otra de las "joyas" de Ourense: la Capilla del Santo Cristo. Ahí se encuentra la figura del mismo nombre, imagen de gran realismo, -muy parecido a la del Cristo de Fisterra-, cuya leyenda dice que le crece el pelo y llora.

Cerca de la parte antigua de la ciudad y antes de ir hacia el norte de ésta, se puede hacer una parada para comer en A Taberna, cuya especialidad es el pescado de la ría a la sal o al horno y el bogavante con arroz.

En el lado norte de Ourense y camino del puente romano (Ponte Vella), -la tercera "joya" de Ourense-, también encontraremos el restaurante Habana 83, que ofrece verduras de su propio huerto, lomito de ternera lechal al queso de Arzua y unas deliciosas filloas, como especialidad.

 

Llegar a Ponte Vella es observar siglos de historia de esta ciudad. Construido en el siglo I-II d.C, todavía se pueden ver restos de esta época en sus bases. Actualmente conserva los 7 arcos de su estructura inicial. Curioso es, que hasta 1918 éste fue el único puente que cruzaba el Miño en la ciudad, rivalizando posteriormente con el llamado Puente Nuevo y sus seis arcos de sillería. Famoso y contemporáneo es el Puente Milenio, construido en el año 2001, con forma curva y con extraordinarios miradores sobre el río.

Al otro lado de la ciudad encontramos el Barrio del Puente, donde podremos disfrutar de una magnífica comida o cena en el restaurante Adega do Emilio, una centenaria casona gallega, con ricos postres caseros y cocina tradicional gallega, a la que no le falta un toque innovador.

Además en pleno centro de Ourense, -mientras se lleva a cabo este largo paseo-, se puede hacer una parada para comprar los productos típicos de la época en tiendas como Osi Gourmet y Alimentación Santorum, -cerca de la Catedral-, y Select, camino de Ponte Vella.

Por supuesto, esto sólo es una mínima parte de todo lo que podemos encontrar en esta maravillosa ciudad, donde la gastronomía, la historia, y el relax que producen sus numerosas fuentes termales, se unen.

 
 
 
 
 
 

<< volver